La sonrisa de Laura

Hace bastantes años, cuando todavía estaba estudiando diseño, me puse a trabajar en una gasolinera. Siempre me había considerado una persona de letras y los números me bailaban. En mi nuevo trabajo debía llevar la caja junto a una compañera y aquello, al principio, me sobrepasaba.